Buenos Aires, Argentina
rolando@gigliotti.ar

ÍNTEGROS EN ALABANZA

Un espacio para conocer la voluntad de Dios

ÍNTEGROS EN ALABANZA

La naturaleza no verbal de la música la convierte en un medio de comunicación universal. El estímulo sonoro tiene un poder único para penetrar en el cuerpo y en la mente, sean cuales sean las condiciones o niveles de inteligencia de los individuos. Estimula los sentidos, evoca sentimientos, emociona, facilita respuestas fisiológicas y mentales. Sus cualidades tienen el potencial de organizar al individuo y al grupo, a la vez que posibilita el aprendizaje y la adquisición de habilidades.

A continuación citaremos dos ejemplos de la importancia que tiene la música:
Cuando el sultán Murad IV tomó la ciudad de Bagdad de Cha Abas I en el año 1638, ordenó arbitrariamente el exterminio de treinta mil persas. Uno de los condenados era un músico quien solicitó comparecer frente al vencedor antes de ser ejecutado. Se concedió su deseo y apareció ante Murad con un salterio, y comenzó a cantar la toma de Bagdad por el sultán. Las palabras y la música del himno cambiaron de tal manera los sentimientos del conquistador que dio una contraorden y así todos salvaron su vida.

Durante la batalla de Waterloo los miembros del ejército 42 de Highlanders vacilaron, según se dice, frente a un ataque de los franceses. El duque de Wellington lo notó. También observó que la banda había dejado de tocar. Ordenó que tocara una canción familiar con máximo volumen. Así se hizo. El efecto sobre los soldados fue mágico. Se reunieron y rechazaron al enemigo.

IMPORTANCIA DE LA MÚSICA
Dios puso la música exactamente en la estructura de Su creación. Leemos que cuando Él creó todas las cosas: “Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios“(Job 38:7). El libro de Apocalipsis muestra al cielo como un lugar de alabanza incesante, con himnos de adoración a Dios y al Cordero resonando por todas partes (ver Apocalipsis 4:9-11; 5:9-13; 7:10-12; 12:10-12; 14:1-3; 15:2-4; 19:1-8)

Algunos ejemplos bíblicos del papel vital de la música son los siguientes:
– El canto de Moisés aseguraba el acto de liberación triunfal de Dios (Éxodo 15:1-21)
– David utilizó la música como terapia para Saúl (1 Samuel 16:14-23)
– Esdras registró el traslado desde Babilonia de 200 hombres y mujeres cantores para ayudar al restablecimiento del culto en el nuevo templo de Jerusalén (Esdras 2:65)
También el apóstol Pablo hace referencia a la música en la iglesia de su época (ver 1 Corintios 14:15; Efesios 5:19; Colosenses 3:16)

Quienes se dedican a la enseñanza también están preocupados por la música. Allan Bloom confirma esto al decir: “Los estudiantes pueden carecer de libros, pero por cierto no carecen de música…es su pasión y no hay nada que los entusiasme tanto como la música, fuera de la cual no pueden tomar nada en serio. Y nada que los rodee –escuela, familia, iglesia- tiene nada que hacer con su mundo musical” .

Él psiquiatra inglés, Anthony Storr, hace el siguiente comentario: “La música está libremente a nuestra disposición, por eso la vemos como algo absolutamente normal y minimizamos su poder para el bien o para el mal”

Elena G. de White dice: “El canto en un servicio religioso forma parte de la adoración a Dios tanto como el habla”

LA MÚSICA EN LA IGLESIA ADVENTISTA
De los escritos de Elena de White podemos obtener las siguientes declaraciones:
» La música es un don de Dios para inspirar y elevar al ser humano. Este don puede pervertirse para servir a propósitos malvados, y como tal es la agencia de tentación más atractiva.
» La música ayuda a retener en la memoria las palabras de Dios.
» La música es un valioso instrumento educativo en el hogar y en la escuela. El canto atrae a padres, profesores y alumnos a una relación más estrecha con Dios y entre sí.
» Como parte del servicio religioso, el canto es un acto de adoración como lo es la oración.
» Por medio de la música comienza aquí en la tierra la comunión con el cielo. Aquí aprendemos la nota clave de su alabanza.

PRINCIPIOS QUE ORIENTAN LA MÚSICA EN LA VIDA DEL CRISTIANO
1. El principio máximo se encuentra en 1 Corintios 10:31: “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios” Esto significa que toda música que el cristiano oye, sea sagrada o secular, glorificará a Dios. Todo lo que no atiende ese elevado propósito debilitará nuestra experiencia con Dios.
2. El segundo principio sigue al primero: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” (Filipenses 4:8) Como seguidores de Cristo que aguardan y esperan unirse al coro celestial, vemos esta vida como una preparación para la futura vida con Jesús.
3. La música cristiana favorece nuestra sensibilidad espiritual, psicológica y social, como también nuestro crecimiento intelectual.
4. La música cristiana, apela tanto a nuestro intelecto como a nuestras emociones, afectando a nuestro cuerpo positivamente.
5. La música cristiana usa la melodía y armonía para lograr su propósito, el ritmo es complemento.
6. La música cristiana usa versos que estimulan positivamente la capacidad intelectual como también las emociones y la voluntad. Los buenos versos son creativos, ricos en contenido. Focalizan lo positivo y defienden los valores morales; instruyen y ennoblecen; y están en armonía con una sólida teología bíblica.
7. En la música cristiana los versos y la melodía operan juntos armoniosamente para influir el pensamiento y el comportamiento, en armonía con los valores bíblicos.
8. En la ejecución de música cristiana se evita la teatralización y el orgullo del que lo presenta.
9. La música cristiana mantiene en equilibrio lo espiritual, lo intelectual y lo emocional, tomando en cuenta que los versos no sean opacados por los instrumentos de acompañamiento.
10. La música cristiana reconoce y aprecia la contribución de diferentes culturas. Las formas e instrumentos musicales varían grandemente en la familia mundial adventista. Como miembros de esta familia, respetamos la música de nuestros hermanos y hermanas en cada país, que adoran sinceramente a Dios a través de diferentes idiomas musicales culturalmente condicionados.
11. La llamada música “secular” tiene lugar legítimo en la vida del cristiano, ella brota de nuestro ser, expresando reacción por la vida, el amor, la naturaleza en donde Dios nos colocó. El cristiano escogerá en oración, la música que corresponde a esta esfera.

MÚSICA AL SERVICIO DE LOS PROPÓSITOS DE DIOS
1. La música es un medio de adoración. “La música forma parte del culto tributado a Dios en los atrios celestiales, y en nuestros cánticos de alabanza debiéramos procurar aproximarnos tanto como sea posible a la armonía de los coros celestiales…el canto, como parte del servicio religioso, es tanto un acto de culto como lo es la oración”
– Quienes adoran a través de la música deben estar puntualmente en el culto.
– Deben permanecer hasta que el culto acabe.
– No deben practicar el “turismo sabático”

2. La música es un medio de edificación. La música cristiana puede contribuir al crecimiento de la experiencia religiosa. Tiene poder para grabar las palabras de Dios en la memoria. El canto “animaba los corazones y encendía la fe de los peregrinos…de ese modo se apartaban sus pensamientos de la pruebas y las dificultades del camino, se calmaba el espíritu inquieto y turbulento, se inculcaban en la memoria los principios de la verdad y la fe se fortalecía”
– Los adoradores deben estar capacitados para desenvolverse como maestros(as) de Escuela Sabática.
– En lo posible ocupar un cargo en su respectiva iglesia.

3. La música es un medio de evangelización. Es posible testificar y evangelizar con eficacia mediante el uso de la voz. “La melodía del canto, exhalada de muchos corazones en forma clara y distinta, es uno de los instrumentos de Dios en la obra de salvar almas”
– Quienes adoran a través de la música deben participar activamente de campañas de evangelismo.
– Deben estar capacitados para dar estudios bíblicos.

MINISTERIO MUSICAL EN LA IGLESIA
A. En la iglesia todos los momentos musicales deben ser planificados.
B. Debe haber equilibrio entre los himnos dirigidos a Dios y los himnos que contienen peticiones, enseñanzas, testimonios, doctrina, etc.
C. Los grupos musicales de la iglesia deben recibir seminarios acerca de la importancia de la música en la iglesia.
D. Las iglesias deben establecer una comisión de música responsable de planificar los cultos.
E. Las iglesias deberían considerar la posibilidad de apoyar a los niños en el entrenamiento musical a fin de preparar a los futuros líderes en el campo de la música.
F. Los músicos, quienes cantan, interpretan o componen, deben conocer personalmente a Dios.
G. La música para el culto debe ser preparada, practicada y planificada.
H. La apreciación musical deben ser enseñada en el hogar, los modelos son los padres, ellos ayudarán a los hijos a apreciar música de calidad. Deben conversar en familia y escuchar buena música, se debe procurar tener en casa una colección de material musical sabiamente seleccionado.
I. La educación adventista en las escuelas, iglesias y hogares debe ser abierta a una amplia variedad de buena música. Los niños y jóvenes deben ser estimulados a aprender a tocar un instrumento musical y a leer partitura; ellos deberían cantar en coros y grupos, como también participar de experiencias significativas en el culto.
J. Las presentaciones musicales, tanto de grupos locales como de visitantes, deben estar en armonía con lo que enseña la iglesia.
K. Como adventista del séptimo día estamos desafiados a buscar instrucción en el área de la música y a desenvolver preferencia por la buena música.

CONCLUSIÓN
Al momento de escoger música, debemos hacernos las siguientes preguntas:
1. ¿La música que escuchamos tiene un mensaje bíblico?
2. ¿Cuál es la intención por detrás de la música? ¿Transmite un mensaje positivo o negativo?
3. ¿El propósito de la música está siendo transmitido con eficacia? ¿El músico está promoviendo una atmósfera de reverencia? ¿Las palabras dicen una cosa y la melodía otra?
4. ¿Estamos buscando la orientación del Espíritu Santo al escoger música y secular?

Elena de White, por inspiración de Dios, tenía un evidente interés en la utilización sabia de la música un don amoroso del Señor. Afirmó que el Creador de la música debía orientarla como un medio de adoración, edificación y predicación. Enseñó, finalmente, que los hijos de Dios necesitan cultivar sus talentos musicales para su honra y gloria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *